Mi historia

Mi historia

Mi nombre es Alfonso Blasini, nací en Cumaná, Venezuela,  el 13 de agosto de 1981. Llegué a esta tierra con el tesoro más grande de mi vida, mis padres, los mejores del mundo. Dicen que mi personalidad se la debo a mi papá; buena gente, bondadoso, siempre queriendo ayudar a los demás y familiar. Mis padres me han enseñado que el amor eterno y verdadero si existe. Mi mama; hermosa, cariñosa, siempre consintiéndome y enseñándome con sus refranes asertivos. Mis padres me regalaron tres hermanas mayores que yo. De muy pequeño, mi niñera me enseñó a leer y a escribir. Eso me ayudo a que me adelantaran de primero a segundo grado. Terminé mi bachillerato en Cumaná. Luego me mudé a caracas para estudiar Computación en la Universidad Nueva Esparta. A partir del tercer semestre comencé a trabajar en la Biblioteca Virtual de la universidad. Allí quería aprender más acerca de internet y poder obtener una beca para pagarme mis estudios. Al obtener mi título universitario, me volvió a cambiar la vida. El dueño de una importante agencia de modelaje me ofreció trabajo como modelo. Acepté la oportunidad y fui creciendo en ese mundo. Me destaqué grabando comerciales de televisión, más que por mi físico, por la actitud, era lo que me hacía resaltar. Grabé comerciales para Argentina, México, USA, República Dominicana, Francia y muchos otros países. También fui promotor y bartender. En 2006 viajé por primera vez a Europa, gracias a una francesa que conocí en la isla de Margarita. Luego de eso no pude parar, me dediqué por 2 años a viajar  por Europa, Suramérica, Centroamérica y Norteamérica. Ese capítulo comenzó en el año 2005, gracias a un amigo que no quiso viajar a NY por su novia, y me dejo plantado y con las ganas de conocer NY por primera vez, gracias a eso, fui con otro amigo a Miami y fue el que me cambio la vida, el que me presento China, el que me habló de hacer negocios en China. Vendí mi carro y me fui a China. Este amigo me enseñó la mejor lección de mi vida. Como dijo Lao tzu: “Give a man a fish and he will eat for a day, teach him how to fish and you feed him for a lifetime”“Dale un pez a un hombre y comerá un solo día, enséñalo a pescar y comerá para toda la vida” Y así comenzó mi vida como inversionista en China. El comienzo fue muy duro y con muchas anécdotas que hoy me rio al recordar. Los primeros productos que comercialicé fueron paraguas y gorras, esa no era mi idea inicial pero una chinita me convenció de que conociera sus productos. Los llevé a Venezuela y logré conseguir dinero para continuar mi aventura por el mundo. Decidí aprender mandarín, para ello conseguí  una universidad con dormitorios en China. En 2008 me inscribí en Sun Yat Sen University. Al principio todo fue maravilloso, hasta que me quedé sin dinero y ninguno de mis amigos tenía dinero para invertir. El sueño de cambiar mi posición económica se iba desvaneciendo. Comencé la lucha para subsistir, le pedía dinero prestado a mis amigos, $20 a uno, $50 a otro, 10$ a otro y así iba. Tenía un presupuesto de $3 al día para comida y transporte a los markets. Era una situación dura pero yo estaba feliz, siempre sonriendo y divirtiéndome al máximo. Seguí sin dinero. Desde China tocaba puertas en Venezuela, ofrecía productos, pero a nadie le interesaba, básicamente por el tiempo que tarda la mercancía en llegar. Hasta que asistí a la feria de Cantón, una feria que congrega a fabricantes e inversionista de todas partes del mundo. Allí conseguí a mi primer cliente. Así comencé a cumplir mis sueños. Después de tanto luchar todo se daba naturalmente. Este camino ha sido increíble y hoy quiero ayudarlos a ustedes a alcanzar todo lo que yo he podido alcanzar.